viernes, 21 de octubre de 2011

Arquitectura de Información

Página inicial del Instituto de Arquitectura de Información,
www.iainstitute.org 

Uno de los conceptos más interesantes sobre los que continuamente volvemos, sobre el que tenemos que responder preguntas y sobre el que somos invitados a exponer en seminarios, talleres, congresos y múltiples formas de conversaciones, es el de Arquitectura de Información (AI). De alguna forma todos los asuntos que se han venido entrecruzando en este blog son temas de Arquitectura de Información. Pero ¿qué es la Arquitectura de Información? ¿Cómo podemos definirla? Dedicaremos este post al tema comentando la definición de Instituto de Arquitectura de Información y más adelante, seguramente, otros, aportando puntos de vista y conceptos complementarios.

Para el Instituto de Arquitectura de Información, una entidad internacional que se dedica a su estudio (www.iainstitute.org), la AI consiste en “el arte y la ciencia de organizar y rotular sitios web, intranets, comunidades en línea y software para promover la usabilidad y la encontrabilidad”. Allí se señala que “a medida que la información prolifera exponencialmente, la usabilidad se convierte en un factor crítico de éxito para sitios webs y aplicaciones de software”.

Esta definición es muy interesante porque señala el cruce metodológico de arte y ciencia en que se desenvuelve la Arquitectura de Información. Se toca el tema de sus fines: la usabilidad y la encontrabilidad de la información. Lamentablemente estas son dos palabras complicadas, particularmente en español, por lo que estamos obligados a comentarlas ya que, sin duda, corresponden a dos puntos importantes:

El primero tiene que ver con el hecho de que la información puede ser muy útil, pero no siempre lo es. No siempre está en un formato, que en términos prácticos, nos permite usarla para lo que la necesitamos. No se trata aquí de si es incompleta o no, correcta o no. Estas son otras propiedades. Se trata de que aún siendo correcta y completa la información puede ser más o menos útil por la forma en que se encuentra disponible. Observamos en nuestra experiencia que un contenedor de información puede caracterizarse porque proporciona la información con mucha o poca “usabilidad”.

El segundo concepto aludido arriba tiene que ver con el hecho de que la información no siempre se encuentra. Incluso muchas veces está, pasamos sobre ella, al lado de ella, debajo de ella, pero no la localizamos, no la vemos, no la tropezamos claramente. Sin duda, en esta era de la industrialización de la información, de la sociedad de la información, paradójicamente, una de las propiedades de ésta que no siempre se logra desarrollar es la capacidad de ser es “encontrable”.

La definición de AI que comentamos hoy alude también a otro aspecto que merece la pena observar y es que ésta (la AI) tiene que ver con estructura (organización) de la información y con la manera como la identificamos (rotulación). En efecto, para que la información sea usable y encontrable es crucial el cómo la diseñamos y cómo la clasificamos y de allí cómo la mencionamos para fines internos o externos, de comunicación con otros.
Finalmente, la definición del IAInstitute menciona conceptos vinculados con la tecnología, la Web, la intranet, las comunidades en línea, el software. Es claro que el especialista en AI tiene que lidiar con estos conceptos, aunque no por ello tenga que se un especialista en ninguno de ellos o en la tecnología.

La AI es un tema moderno, caliente, sobre el que se produce mucho actualmente. Sin duda, necesitaremos volver varias veces sobre él, ya que es un tema crucial para nuestros lectores, muchos de ellos especialistas en información con una cierta vocación o de atracción por la Arquitectura de información.

No hay comentarios: